0
1
2
3

Taller "Las lenguas ancestrales del Ecuador y las políticas lingüísticas"



Las lenguas ancestrales del Ecuador y de la región andina en general son un ejemplo claro de la resistencia de los pueblos originarios, frente a la agresión del sistema colonial, republicano, su vigencia, constituye un ejemplo de su lucha constante por evitar que desaparezcan.

En los últimos años el país vive cambios fundamentales a nivel constitucional, en 1998 y en la Constitución de 2008 se ha logrado el reconocimiento del país como intercultural y plurinacional, el capitulo cuarto reconoce los derechos colectivos de los pueblos ancestrales así como el artículo 2 garantiza la oficialidad de las lenguas ancestrales, el párrafo dos del artículo 344, el numeral nueve del artículo 347 ratifica el derecho de las nacionalidades a educarse en su propia lengua en tanto que el numeral diez del mismo artículo establece el mandato de que en los centros educativos se incorpore de manera progresiva, la enseñanza de por lo menos una lengua ancestral.

Las instituciones académicas como universidades, e instituciones de carácter público y privado vienen desarrollando algunas iniciativas orientadas a la valoración y fortalecimiento de las lenguas ancestrales, contribuyendo con ello a mantener vigente la necesidad de fortalecer las lenguas ancestrales.

El movimiento indígena por su parte, desde su definición como representantes de los pueblos indígenas han realizado contribuciones importantes al interior de las comunidades y en el contexto nacional, en las comunidades han desarrollado acciones orientadas a la recuperación y fortalecimiento de las lenguas, con este propósito en 1980 reivindicaron su derecho a alfabetizarse en su propia lengua, en 1988 se creo el sistema de educación intercultural bilingüe DINEIB, posteriormente el sistema ha impulsado en su interior, la creación de la Academia de la Lengua Quichua y en la actualidad el Ministerio de Educación, la Subsecretaría de Educación para el Diálogo Intercultural, la DINEIB, promueven la creación de la Casa de las Lenguas Ancestrales.

A nivel externo su contribución puede expresarse en los logros alcanzados en la Constitución de 1988 y la Constitución del 2008, en estas se garantizan los derechos culturales y lingüísticos de los pueblos ancestrales, otro logro importante es la ratificación del Convenio 169 de la OIT, refrendada por el Congreso Nacional de 1988.

Los avances, el tratamiento de las lenguas ancestrales sin embargo son limitados y existen vacíos como el hecho de que las lenguas ancestrales a excepción de los quichuas, los shuar, no cuentan con diccionarios, gramáticas acordes a la realidad de cada nacionalidad, así como es claro notar la ausencia de una producción literaria que acompañen los procesos educativos de dichos pueblos así como la inexistencia de una planificación lingüística que defina con claridad los productos, los tiempos que se requieren para el cumplimiento de metas que contribuyan al desarrollo y fortalecimiento de las lenguas ancestrales del país.

Estas entre otras razones hacen necesario que el tema de las lenguas sean fortalecidas, por lo que es necesario que las instituciones estatales y fundamentalmente las instituciones académicas, impulsen acciones orientadas a promover la definición de políticas que evidencien el carácter diverso del país y fundamentalmente garanticen los derechos lingüísticos de los pueblos ancestrales.

Objetivo
Contribuir en la valoración, uso y desarrollo de las lenguas ancestrales del país, así como en la definición de una planificación lingüística que permita el fortalecimiento de las lenguas al interior de las nacionalidades y en el contexto nacional.

Expositores
Enrique Contreras, María Chango, Ileana Soto, Jorge Rendón, Marleen Abouth, Fabián Potosí, Teodoro Gallegos, María Quintero, Alberto Conejo, Ariruma Kowii.